El Cirio Pascual

Se acerca la Semana Santa y cofradías, iglesias y hermandades se preparan para unas fechas tan señaladas, donde símbolos como el cirio pascual recobran su fuerza para expresar sentimientos y respetos de la liturgia.

Historia del cirio pascual

Existen varias teorías sobre este cirio de Semana Santa y su origen aún se discute. Para algunos, estos cirios eran encendidos con el fuego nuevo y se usaban para bendecir las pilas de bautizo. Otras fuentes piensan que estas velas hacen referencia a las columnatas de cera, encendidas por Constantino durante la noche de Pascua.

La teoría más extendida explica que el cirio pascual estaba bendecido y en él había que labrar todas las festividades de Pascua. Con el tiempo, estas fechas cristianas pasaron a ser expuestas en papel.

En la actualidad, estas velas permanecen encendidas durante toda la Pascua, según lo establecido por la liturgia en vigor. De este modo, los cirios de pascua darán luz desde la Vigilia Pascual hasta el domingo de Pentecostés.

Elaboración del cirio pascual

Fabricar un cirio pascual de calidad es un proceso artesano y delicado. Este símbolo de la Resurrección de Cristo cuenta con la cera de abeja como principal ingrediente y hay que decir que este producto es el de mayor calidad para la elaboración de velas.

Proceso

Los cirios pascuales pueden ser elaborados a la carta, contemplando la medida que precise el cirial. Así lo hacen en lugares como la confitería cerería Donézar, que elaboran estos productos desde el siglo XIX.

Lo habitual es que este cirio de semana santa tenga ocho centímetros de diámetro por cada metro de largo, aunque siempre se puede personalizar.

El proceso de elaboración comienza con el estiramiento de las mechas con ayuda de pesas. Colgadas de unas barras de madera, se les van dando diferentes baños en cera de abeja a unos 75⁰C aproximadamente. Así hasta conseguir el diámetro deseado.

El siguiente paso contempla que, a medida que estas velas van engordando, se las introduzca en moldes para eliminar el exceso de cera y que queden completamente uniformes. A continuación, los artesanos deben bruñir a mano el producto, para evitar que el cirio pascual tenga bultos e imperfecciones.

Por qué cera de abeja

A diferencia de las velas de parafina, el cirio pascual elaborado con cera de abeja utiliza un producto completamente natural, ecológico y sacado de las colmenas de estos insectos. No mancha, no produce humos ni contamina. Tres buenas razones para unir a los elementos de la liturgia.

Durante la Semana Santa, tendremos la ocasión de contemplar miles de cirios pascuales, que son renovados cada año, para adornar palios y altares. El olor a cera en las calles nos indicará que el tiempo de Pascua ha llegado.

Comentarios

Deje su comentario

llámanos:

 948 22 13 38

Boletín

de noticias y novedades