Bombones y sus peculiaridades

San Valentín, Navidad, cumpleaños o aniversarios, la mejor respuesta y la más simple siempre son los bombones. Desde siempre, un surtido de bombones de chocolate ha sido el regalo ideal para cualquier ocasión ya que siempre han estado asociados al placer y a la felicidad. Pero ¿sabes cuál es su historia y las propiedades que contiene?

El bombón, un dulce con historia

Aunque lo parezca, el nombre de este dulce tradicional no es al azar. Existen muchas versiones sobre el origen de los bombones pero la que más ha logrado extenderse se remonta al siglo XVIII. Todo comienza cuando el pastelero del monarca francés Luis XIV, más conocido como el rey sol, le da a probar unas pequeñas frutas bañadas en chocolate. El rey, al probarlas y en señal de aprobación, responde: “bon bon” que en español significa “bueno, bueno”. De esta expresión sale el nombre y significado de los bombones: doblemente buenos. Aunque desde entonces los bombones comenzaron a ser conocidos, no se hicieron realmente populares hasta el siglo XX con la aparición de los Kisses-Hershey’s en el mercado estadounidense. Luego, se fue expandiendo por Europa entre artesanos que aprovecharon y lo utilizaron como eje de sus pequeños negocios. Por último, Cadbury puso en el mercado su caja de bombones y de ahí en adelante se consolidaron como el producto por excelencia en la industria del chocolate. Aunque nada tienen que ver los bombones elaborados en serie con los bombones artesanos, como los que encontrarás en nuestra confitería de Pamplona, los cuales también cuentan con una larga historia.

Los bombones y la felicidad

¿Alguna vez te has preguntado por qué los bombones son popularmente utilizados para demostrar afecto o para pedir perdón o para superar una ruptura amorosa?. La respuesta es porque comer un bombón te hace feliz y esto no se lo debemos solo a su exquisito sabor, esta felicidad es una reacción física de nuestro cuerpo.

Para comenzar, el chocolate estimula la producción de endorfinas, sustancias que producen sensación de placer, felicidad y bienestar. Además, el chocolate tiene teobromina, compuesto natural con propiedades similares a las de la cafeína lo cual explica el subidón de energía que se puede sentir al comer un bombón. Por otro lado, también lleva triptófano, un aminoácido que produce en el cerebro una sustancia placentera, la serotonina. Es curioso pero cierto, el chocolate puede hacerte más feliz. Eso sí, ningún exceso es bueno, un bombón puede contener hasta 500 calorías así que hay que tomarlo con moderación ya que también puede tener efectos negativos.

En Donezar queremos favorecer tu felicidad y por eso tenemos para ti una gran variedad de bombones, elaborados con chocolate negro, blanco y chocolate con leche y rellenos de trufas de diversos sabores como Kirsk, ron o coñac. ¿Todavía no los has probado?

Comentarios

Deje su comentario

llámanos:

 948 22 13 38

Boletín

de noticias y novedades